Pedro Carrasco

España
Dinos cuál es tu perfil en el BBVA y describe brevemente a qué te dedicas en tu día a día.

Soy diseñador de UX para el equipo de BBVA Global y ayudo en la alineación de estrategias y productos entre diferentes países del grupo, para que salgan al mercado experiencias consistentes y acordes con los valores de la marca y estrategia del grupo BBVA.

¿De qué proyecto profesional te sientes más orgulloso/a? Cuéntanos sobre éste.

No hay ninguno en particular por el que me sienta más orgulloso. Quizás, a un nivel personal, le tengo mucho aprecio a unos productos de cocina que diseñé para la marca Joseph Joseph, ya que fue mi salto al mundo de diseño y tuve la oportunidad de supervisar el proceso de principio a fin.

¿Cómo te definirías como diseñador/a? Principios, valores, intención, objetivos, metodologías,…

Lo que uno necesita para ser diseñador es ser curioso, un poco inconformista, optimista y preocuparse por las personas y por lo que nos rodea. Veo el diseño como una forma de pensar, algo que nos enseña a comunicarnos, a resolver problemas y a mantener factores humanos presentes.

Como diseñador UX, me dedico a encontrar un intercambio de producto, servicios o valor entre un negocio y sus clientes. Mis objetivos son entender más la psicología y cómo la tecnología nos puede ayudar a que tomemos menos decisiones y a alcanzar nuestros objetivos. Mis metodologías de trabajo son el diseño centrado en las personas, trabajar con metodologías ágiles  y pensar en sistemas.

¿Tienes, o te gustaría tener, algún proyecto paralelo además del trabajo en el BBVA? Cuéntanos sobre éste.

Tengo una afición aparcada que disfrutaba en mi adolescencia en casa de mis padres: restaurar motos.

¿Cuál es tu canción favorita?

Aunque no es mi favorita necesariamente, me quedo con Crystal, de New Order (Lee Coombs Remix), por los recuerdos.

 

¿Qué ciudades tienes guardadas actualmente en tu aplicación meteorológica? ¿Qué conexión tienes con ellas?

Los Angeles, una ciudad en la que viví dos años y me abrió mucho la mente. Londres, por su escena en diseño, y porque ha sido mi casa los últimos tres años. París, porque es donde vive mi pareja y tenía que saber qué echar en la maleta cuando iba a visitarla. Madrid, mi casa actual y, finalmente, Quintanar de la Orden, en Toledo, el pueblo donde me crié y vive mi familia.

¿Cuál sería tu trabajo ideal sin tener en consideración el dinero?

Creo tener la suerte de ejercer mi trabajo ideal.

¿Cuál de tus pasatiempos sorprende más a la gente?

A veces me animo a hacer tartas o pan.

¿Qué necesitarías para vivir el día perfecto?

El día ideal tiene que tener muchas risas.

 

En este equipo, conoce algunos de los otros diseñadores